Jugar sin barreras

El recinto es el primero de sus características en Canarias, un espacio de 5.800 metros cuadrados diseñado para todas las personas, independientemente de sus capacidades físicas, sensoriales o cognitivas.

Es el primero de muchos. Así lo prometió el presidente del Cabildo de Tenerife, Pedro Martín, en el acto de inauguración del parque inclusivo de El Laurel, en el Puerto de la Cruz.

El recinto es el primero de sus características en Canarias, un espacio de 5.800 metros cuadrados diseñado para todas las personas, independientemente de sus capacidades físicas, sensoriales o cognitivas.

El Laurel destaca por llevar la palabra inclusivo a todo el rango, no solo al juego de los niños sino al resto del grupo familiar, porque a ellos los acompañan madres, padres y abuelos. Así, los más pequeños pueden disfrutar de actividades en común entre ellos, pero también pueden balancearse en un columpio con sus progenitores o tirarse varios al mismo tiempo de un tobogán.

A un mes de su inauguración -fue abierto el 19 de septiembre- el lugar gana cada día en número de usuarios, sobre todo los fines de semana, que quieren disfrutar de un espacio único en su diseño, colorido y sensaciones, un ejemplo de inclusión y arquitectura accesible, donde es posible jugar sin barreras.

Los responsables de conseguirlo han sido los arquitectos Letizia Jiménez y Roberto Bazán, que el año pasado consiguieron con este proyecto el Premio Innovación en la Arquitectura Accesible, concedido por Sinpromi. Contaron para ello con la colaboración de la Asociación Visión Azul, la Plataforma por un Puerto de la Cruz Accesible y Diverso, Asmipuerto, y la asociación de vecinos de La Paz, quienes les transmitieron los problemas a los que se enfrentan día a día y que resultó fundamental para diseñar el recinto.

La accesibilidad es visible desde la zona de aparcamiento y también palpable en el interior. Las líneas cognitivas en el suelo a modo de textura permiten que las personas con dificultades visuales puedan guiarse por el parque. De igual forma está pensado para ellas la señalética y algunos juegos que incluyen texturas y volúmenes como parte del entretenimiento.
El asfaltado es ecológico. Un 10% del árido empleado es reciclado y proviene del fresado de pavimentos. El pavimento también elimina las barreras arquitectónicas con pendientes que oscilan entre el 1% y 4%.

Predominan los colores tierra, amarillo y blanco, porque son los que mejor aguantan el paso de los años y al mismo tiempo, combinan bien con el espacio natural, explica Leticia Jiménez. Tiene una línea podotactil para las personas con deficiencia visual, elementos de giros, deslizamientos, elementos de comunicación (interfonos), toboganes, columpios, tirolinas, y burbujas para poder tirarse. Pero simpre buscando la diversión compartida, no individual.

Al mismo tiempo, cada juego tiene su pictograma para ayudar a comprender a los niños con Trastorno de Espectro Autista (TEA) qué acción tienen que desarrollar.

El Laurel no solo es un parque bien pensado, sino también hecho con cariño, pensando en cada uno de los detalles y eso se nota, y por eso es fundamental cuidarlo y respetarlo, para que pueda ser disfrutado por varias generaciones de portuenses.

AUMENTO DE USUARIOS Y UN JUEGO ROTO, BALANCE DEL PRIMER MES

Cada vez son más los usuarios que acuden a disfrutar de El Laurel, solo hay que dar una vuelta los fines de semana para poder comprobarlo. A un mes de su inauguración, uno de los juegos ya no funciona y está cubierto por una cinta que así lo indica, pero es debido a un defecto de fábrica que se está subsanando actualmente, indica Leticia Jiménez. Los usuarios insisten en que es fundamental que el recinto se proteja con un vallado, como ocurre, por ejemplo, en El Montillo, en La Matanza de Acentejo, el parque de la Avenida de Las Palmeras, en Santa Úrsula, o La Magnolia, en Los Realejos. Otra de las demandas de los usuarios es la creación de servicios públicos, de los que actualmente carece el recinto pero que están previstas. No obstante, al inicio del parque hay una zona libre para los servicios de saneamiento, agua y electricidad, indispensables para la instalación de los baños. En su opinión, “lo idóneo” sería licitarlos con un pequeño kiosco que “compense” su mantenimiento.

 
 

(Visited 9 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *