Roscón solidario y de Guiness

Aspiraban a alcanzar el récord Guiness este año. Y pese a que no lo han conseguido han puesto todo el empeño en ello. De lo que sí no cabe duda es que con 310 metros y 700 kilos, el roscón de reyes gigante de La Orotava, elaborado ayer en la Avenida Emilio Luque, se ha convertido en el más grande de Canarias y de España.

El de 2019 ha sido un ensayo general para ver si el próximo año se puede traer a los notarios del récord Guiness y sortear ese reto que no es nada fácil, ya que supondría volver a doblar la cantidad de 2019 con 800 metros y 1.400 kilos. Pero los responsables de la pastelería La Manobuena y la panificadora León apuestan a eso y el Ayuntamiento sin duda les dará todo su apoyo, confirma el concejal de Desarrollo Económico Local, Felipe David Benítez.

Ayer centraron todos sus esfuerzos, pese a que los preparativos y la organización comenzaron el jueves dado que se duplicó el tamaño del gran dulce y ello ha supuesto doblegar esfuerzos, personal, ingredientes y material, que se ha aumentado en un 50%.

La Manobuena fue la encargada de fabricar la crema pastelera y la de chocolate, que se empezaron a batir el jueves y ese día también, aunque un poco más tarde se elaboró la masa, de tipo brioche, por parte de la panadería León. En ella se emplearon cerca de 125 kilos de harina; 35 kilos de masa; 10 de mantequilla: 50 de azúcar; unos 200 huevos; 70 litros de leche y 40 kilos de fruta confitada. Fueron 48 horas en la que no han parado. Pasadas las 13.30 ya tenían todo listo porque media hora después había que ensamblar todo en el lugar, el paso final de un laborioso trabajo en la que trabajaron cerca de diez personas más los voluntarios.

Aunque el reparto comenzó a las 17.00, una hora antes comenzaron las actuaciones musicales para todos los públicos con marcha FM, las actuaciones músicales para todos los públicos de Gospel Shine Voices Kids2, Alegranza Folk y Jeita y la animación de las mascotas de Cruz Roja Tirita y Esparadrapo, mientras la gente se agolpaba para hacer cola y coger un trozo de roscón y un vaso de chocolate caliente al precio de 1,50 euros, que muchos agradecieron por el frío.

En total fueron 364 piezas del dulce de las que salieron unas 4.000 porciones y se repartieron unos 600 litros de chocolate, pero según Felipe David Benítez, fueron unas 6.000 las que ayer visitaron La Orotava.

A las 21.00 no había más dulce y se habían repartido las 1.000 coronas de Rey para los más pequeños. Y como marca la tradición, se puso la figurita dentro pero hasta esa hora no había aparecido “el o la afortunada” que se ganó un roscón.

Hace siete año se inició esta aventura para ayudar a las familias que peor lo estaban pasando y que al mismo tiempo tenía como finalidad generar una actividad que atrajera gente, con buen ambiente, para incentivar las compras en el comercio local.

UN REFERENTE

Por ello, como cada año la venta del dulce típico de Reyes tiene fines solidarios. Su recaudación irá destinada a la obra social de Cruz Roja, cuyos voluntarios colaboraron para agilizar el reparto, mientras que ambas panaderías realizaron nuevamente su trabajo de forma altruista. Muchas horas “que son impagables porque cierran sus negocios para poder dedicarse a esta tarea, pese a que son unas fechas de mucho trabajo”, señala Benítez, mientras las empresas proveedoras aportaron los materiales necesarios. Por su parte, el Ayuntamiento villero también colaboró con una iniciativa que ya cumple su séptima edición y que se ha convertido en un referente de la Navidad en el Norte de Tenerife, como la antesala para recibir a Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente.

(Visited 27 times, 1 visits today)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *